26 junio 2006

Fiabilidad

El diputado efemelenista, Salvador Arias explica que el uso de red no debería de cobrarse, ya que esta fue donada por el Estado cuando se privatizó la energía eléctrica ---Raices.com.sv, junio 2006
se consumó la venta [...] CAESS y EEO [...] $297 millones; DELSUR [...] $180 millones; CLESA [...] $109 millones. El restante [...] trabajadores de CEL el 20% [aprox. $117 millones], Bolsa de Valores el restante 5% [aprox. $29 millones] --- saprin.org, La Privatización del Servicio de Energía Eléctrica en El Salvador, p. 8 (p.9 del pdf)

¿Cuál es la responsabilidad del periodista cuando un entrevistado le dice una descarada mentira? ¿Qué podemos esperar de Teresa Andrade y de Periodismo Alternativo Raíces?

20 comentarios:

Ixquic* dijo...

En este caso, al menos, firma como estudiante... ¿será sufiente?.

aclarenme algo: ¿no existe aunto regulación en las empresas mediáticas? digo, algo como control de calidad.???

Por otra parte, hay algo que suelen enseñarle a uno en las aulas de pre y post grado: cada afirmación -al menos las absolutas- deben ser sustentadas, tener fuentes, tener datos, apoyos, pruebas, así como un caso legal, es y existe lo que se prueba. Y si voy a poner algo en boca de alguien, debe ser contrastado, no ser parcial... esto aplica en los medios???
saludos,

Anónimo dijo...

HABLANDO DE MENTIRAS, al que se le debe dar un premio por mentiroso es al Diario LA MIERDA de Hoy con Enrique Altamira-Ano, y a Telecorrupcion Salvadoreña de Esersky, ambos areneros malditos llenos de MIERDA Y FALSEDAD.

Ellos se merecen un premio por HIJOS DE LA GRAN PUTA, MALDITOS MENTIROSOS, CHOLEROS PROPAGANDISTICOS DE ARENA.

Que podemos esperar de estos "medios" que desafortunadamente son los mas vistos por la gente y solo estan llenos de propaganda derechista, difamacion del FMLN y propaganda barata pro-arena y terrorismo subliminal?

La respuesta es : MIERDA, MAS MIERDA, Y MAS MIERDA ARENERA.

soysalvadoreno dijo...

Al margen del ejemplo que pones y la situación que describes, de la que no quiero opinar, me parece que la pregunta que planteas es una muy buena:
¿Cuál es la responsabilidad del periodista cuando un entrevistado le dice una descarada mentira?

Pienso, que los principales medios de comunicacion de el país, entre ellos, los noticiarios de TCS y LPG, EDH y El Mundo, deberia establecer su posicion ante esa pregunta por cuanto nos han acostumbrado a repetir (como loros) las cifras, declaraciones y ruedas de prensa de el gobierno, aun cuando se sabe que algunos de esos datos "difundidos" son una mentira.

Sobre lo que deben hacer los periodistas, sin embargo, hay opiniones encontradas. Recientemente, esta cuestion se planteo en uno de mis blogs favoritos, Malaprensa, que es blog de un español que documenta de una manera sencilla, los errores y malinformaciones que reporta la prensa de España.
El post en cuestion es el siguiente: "El Estatuto con más rechazo de la historia", donde JosuMezo, criticaba que un periodista no incluyera en la nota, la aclaracion de unas declaraciones erroneas de Mariano Rajoy, lider del Partido Popular de España, partido en opisicion al gobierno del PSOE de Zapatero. Josu concluia diciendo: "Mi opinión es que su obligación es advertir al lector de la falsedad en el mismo texto en el que se informa de las declaraciones del señor Rajoy. Sin esperar a que otro lo diga, o a que alguien escriba un artículo de opinión. No es opinión, es información."
Sin embargo, algunas de los 30 comentarios a el post, presentaban argumentos en oposicion a la postura de Josu o presentan procedimientos alternativos, entre ellos los siguientes:
* "No estoy muy seguro de que el periodista tenga que ir enmendando las declaraciones de la noticia. Por ese camino, cualquier rueda de prensa saldría en los papeles como dos renglones de declaraciones del portavoz seguidas de tres folios enmendándole la plana." Terry Pratchett.

*"Por una vez no estoy de acuerdo contigo, Josu. Como ya se ha dicho por aquí, el periodista tiene la obligación de contar lo que ha dicho el político, no la de comentar a continuación si eso que ha dicho es cierto o no, ni si es lo mismo que decía antes o no.

Es decir, también debe hacer esto último, pero no en la misma noticia. Al contrario que tú creo que, cuando comenta, juzga o contrasta lo que ha dicho el político, eso ya es opinión, no información. Opinión que será tanto más válida cuanto más se apoye en hechos, pero opinión.

Lo que a mi me parecería malaprensa es lo contrario: "Dice Rajoy que... pero lo cierto es que hace veinticinco años pasó lo mismo y entonces, en cambio, no dijo que..."
Javier C.

Mi opinion, E-V, si aun estas leyendo este larguisimo comentario, se parece mucho a la de Javier, y a otro comentario de Terry P. en el mismo post. Es importante que se cubra la declaracion tal cual, para luego, en la misma seccion, contrastar la información, lo que significa, no entrevistar a un politico opositor, como creo que interpretan la palabra "contraste" nuestros periodistas, sino, como apuntas tu, sacando cifras o datos publicados que contradicen lo dicho por el politico.
¿Te imaginas cuanto material contrastado sacaria LPG o EDH si hubieran hecho eso con los discursos de Flores y Saca ante la Asamblea? ...Nombre, quizas asi se hubiesen atrevido a mentir menos.

Saludos

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Teresa Andrade tiene dos responsabilidades: poner lo que le dicen sus entrevistados (es periodista, y eso se espera que haga un periodista) y hacer unos poemas excelentes, porque es de lo mejor que tenemos ahora en El Salvador en poesía.
Tu problema es con Arias, no con Teresa. No me parece difícil ver que ella no va a obviar unas declaraciones nada más porque no le gustan. Un periodista no puede ser tan selectivo como tu blog.
No la subestimes; a pesar de que es estudiante de comunicaciones, empezó su carrera hace tres años con crónicas para EDH y Vértice, y han sido de lo mejorcito que he leído. El "toque mágico" que hace falta para una crónica ella lo tiene, y bien desarrollado.
Me parece que respetas poco a gente que trabaja y hace lo suyo, en aras de probar un punto que no sé si comparta o no, y no es el caso. Cuando uno recurre a la desautorización, el insulto o la arenga, en realidad no tiene mucho que decir.

El-Visitador dijo...

Gracias a Ixquic, SoySalvadoreño, y RMO.

Yo tengo la misma duda que Ixquic: ¿no acostumbran los periodistas hacer el contraste A-B, "Negro dijo..., en cambio, Blanco declaró..."? SoyS, por el contrario, inquiere si el contraste podría ser contra fuentes publicadas o declaraciones previas del mismo entrevistado.

Concuerdo con RMO que suprimir unas declaraciones solamente porque no le gustan al periodista es incorrecto. En cambio, no me parece falto de respeto el cuestionar la calidad del trabajo: me parece edificante.

Los bitacoreros frecuentemente cuestionan el desempeño de los políticos, de las iglesias, de las empresas, de los países, de los escritores, y de los directores de cine.

¿Están exentos de este tipo de escrutinio los periodistas?

¿Y si al periodista se le pasó una (humanum est errare), cuál es la responsabilidad del editor?

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

El periodista no está exento de ninguna crítica, obviamente. Y quizá haya que ser periodista para ver por dónde va la cosa de si funciona o no funciona una nota.
Por ejemplo, si soy editor (o lector más o menos enterado) sé que si "negro dijo", no sólo existe "blanco", sino un montón de opciones de color para contrastar. Depende de la línea editorial del medio y de lo que el editor decida lo que va a publicarse, a quién se entrevistará o qué datos se buscarán. Es una decisión editorial.
Mi punto es que Tere o su editor pueden escribir o decidir lo que sea, pero no me parece que sean reposansables de lo que diga Arias o de no poner lo que a ti te gustaría leer. Así no funciona.
Están haciendo su trabajo. Si el trabajo no te gusta, cambia de medio; en mi caso sólo leo ciertas secciones y ciertas notas, nada más. Lo que veo en esa nota es que dijeron lo que tenían que decir y punto. Si estoy de acuerdo, padre. Si no, no voy a pegarle al mensajero; no tengo calidad ni hígados para eso.
Si quieres criticar lo que no te gusta, bien. Si te parece que Tere es mala, bien, y para decirlo está tu blog. Lo que no veo es que aquí se observe lo que exiges de los demás, y muy tu derecho, en últimas cuentas. Pero entonces ¿a qué jugamos?
Y Tere pone su nombre y apellido a sus notas y a sus poemas, y se responsabiliza de ellos ante quien sea. Puedes decir "Tere Andrade es mala", pero ella no tiene la posibilidad de ver tu trabajo para saber si eres un profesional en lo tuyo, simplemente porque no sabe cómo te llamas.
¿Ética? Siempre hay límites, ¿no te parece?

soysalvadoreno dijo...

Que tiene que ver que Teresa firme con su nombre y que EL Visitador con ese nick?. ¿En que tiene eso que ver con el tema en cuestion?

Una mentira es una mentira y un hecho es un hecho, si no para que hay medios de comunicacion? Para decir opiniones, o para reportar hechos?

Rafael Menjivar dice: "Depende de la línea editorial del medio y de lo que el editor decida lo que va a publicarse, a quién se entrevistará o qué datos se buscarán. Es una decisión editorial."

A mi eso me parece mal. Y la srita Andrade participa en esa "desicion editorial". E-V saca a relucir ahora que Raices no contrasta las declaraciones de Arias (sea las razones que a él le motivan a "denunciarlo") pero eso es lo que pasa haciendo EDH, LPG y casi todos los demas medios con las declaraciones de Saca y sus ministros. Son medios de propaganda de la derecha mas que medios de comunicacion. Y si Raices o El Faro quieren ser diferentes, lo seran, no siendo medios de propaganda de izquierda sino medios que ponen al descubierto las mentiras y reportan hechos.

Creo que en vez de cuestionar a EV sobre su supuesto ataque a una estudiante de periodismo (o sus motivos, ya se sabe que EV es de derecha y que lo que diga Arias le sonara a herejia), debemos cuestionar a los medios que no contrastan la informacion para poner en descubierto a los politicos. Quizas si todos tuvieran esa "linea editorial" , Saca dejaria de ser tan demogogo y de ser alabado y presentado como un presidente "mediatico".

Mario Hernandez dijo...

Las dos versiones en la respuesta correcta. Lo de Arias y la del estado. y dejame a mi si me gusta y creo en la respuesta, para eso tengo mis sesos no?

No leo mucho colatino, es eso inmoral? leo poco el Diario de Hoy, se puede esperar mas de mi? Se cual es la linea de Arias y la del gobierno actual.

Me gusta telecuatro deportes mas que deportes del doce, estare bien?

El que firma en un blog esta en su derecho de llamarse hunnapuh o soy santaneco o apopense, ella esta en un medio que le pide el nombre, porque asi esta la regla. Cuando los blogs lleguen alli, entonces sabremos por ahora quien es quien en los blogs. Si a Juan le gusta PONER su nombre... es su santa gana.

saludes

El-Visitador dijo...

Me parecen llenos de tino los comentarios últimos de RMO, SoyS, y Mario H.

Adivino en SoyS, en particular, una pasión por obtener mejores medios que los tradicionales, y solamente puede entenderse como una labor de amor el deseo de que los medios alternativos sean los superiores. No lo serán si no escuchan las críticas: quedarán relegados al estante de la propaganda, como apunta SoyS.

RMO hace referencia, y no por vez primera, a mi anonimato. Me apena horrores el tener que recurrir a ello, y sé que primero, difícilmente alcanzaré su estima por éste motivo, y segundo, aún si la alcanzare, flaco favor me representará, pues mi alter ego cibernético es una no-entidad. Admiro a quienes encaran al público sin un nom de plume, pues arriesgan infinitamente más que quienes nos escudamos tras él. Con todo, no me parecece que el trabajo de El-Visitador no sea evaluable y auditable: es cierto que no me gano la vida con este sitio (y por consiguiente no es "profesional"), pero cualquiera puede venir y señalar defectos. Es por ésto que no me parece falto de ética el cuestionar la calidad de éste o aquél texto. En todo caso, la crítica podría ser usada por el aludido para mejorar su trabajo. En este sentido, simplemente he provisto un servicio público.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

E-V: No cuestiono la validez de los nicks; en internet cada quién se llama como quiere, y es parte de su encanto y de su dark side. Cuestiono el hecho de que alguien que firma con su nombre y apellido, y es atacada en su calidad profesional o personal, no tenga con quién quejarse, ni de quién, ni saber quién la acusa. Allí es donde me parece que hay un límite.
No sé cuál se la diferencia entre lo que arriesgas tú, Visitador, y lo que arriesga Tere o arriesgo yo a la hora de firmar con nuestros nombres. No veo que tu status, tu posición o lo que sea puedan sufrir por que uses tu nombre o un nick más que los míos o los de cualquiera.
Y aquí hay una reflexión: un periodista se arriesga, todos los días, a que lo corran, le peguen un tiro, lo ignoren o le aumenten el sueldo; es parte de los gajes del oficio. Eso, creo, merece cierto respeto, estés de acuerdo o no con lo que diga.
Si te gusta llamarte "E-V", padre. Pero ¿cómo puedo contrastar, dado el caso, tu obra con la de Tere y tener un elemento de juicio acerca de a quién le voy y a quién no, digamos? En este caso, aunque no conociera a Tere ni la quisiera bastante, le iría a ella. Sé quién es. Sé qué es. Sé a lo que juega. No su nick: ella.
Otra: ¿quién nombra al visitador? ¿Qué servicios prestas en tal calidad, como dices en tu respuesta? Si E-V es un nick, bien, y es ingenioso. Si de verdad eres juez en algo, me parece que no eres objetivo, y el papel de francotirador puede no tener mérito.
Lo de Arias me tiene sin cuidado; es mi amigo desde hace muchos años, y pasamos varias cosas juntos en México, pero te juro que no comparto las cosas que anda proponiendo y diciendo en los últimos tiempos; me parecen poco responsables. Lo de Tere no me molesta; la mujer tiene talentos que está desarrollando, y en pocos años será alguien de lo más sólido en lo que hace... con su nombre y apellido. Y tiene dientes para defenderse sola, si acaso fuera su intención.
La pregunta de fondo, porque he seguido tu blog y he leído lo que has escrito aquí y allá, es: ¿quién o qué es El-Visitador? ¿Un nick o un pretexto? ¿Una máscara o un juego? ¿Algo serio o un exabrupto? Y no tiene que ver con ideologías, que de ésas hay para todo gusto, sino con ética.

Soysalvadoreño: Los medios son lo que son. Los aceptas o no, o tomas lo que te sirva y dejas lo demás. ¿Cómo debe comportarse Raíces o EDH? No sé. Como se comportan, supongo. ¿Que no debe ser así? Pues no. ¿Qué podemos hacer al respecto? En mi caso, trabajé en Vértice durante dos años y jamás tuve tanta libertad de escribir lo que quise, y llevo 28 años de periodista y articulista en varios países. Pero sabía que estaba bajo una línea editorial, y sabía también que había cinco o seis temas de los que no podía hablar, a cambio de una infinidad de los que sí. La decisión fue clara: escribí sobre un montón de cosas y no escribí sobre cinco o seis. Tampoco usé un lenguaje de izquierda airada, porque no es el mío, ni uno de derecha moderada o furibunda, porque tampoco. Ni uno de centro, porque me parece anodino y poco serio. Nada más trabajé como periodista, me gané la vida, aprendí un montón y quizá algo haya hecho por la patria, si es que existe algo así. Ofrecí escribir en Raíces cuando apareció, me dijeron algunas cosas que no compartí (quizá sólo de forma) y santas paces. Pero allí escriben grandes amigos míos (como Tere y Nicolás Doljanin), y lo sigo con gusto e irregularidad.
Y yo también soy salvadoreño, como tantos otros.

Ambos: ¿Dónde termina el juego y dónde empieza la responsabilidad civil? No sé. Quizá lo que me molesta es que me han tocado varios ataques anónimos, bien de mal gusto. ¿A quién le pego el puñetazo en la nariz? ¿A quién llamo para insultar o darle las gracias? Y lo peor es que sé quiénes los han lanzado, y cuando los he confrontado se indignan e invocan al cielo y qué sé yo. Un buen espacio para la hipocresía, pues. En 17 años (casi) que llevo en internet, me he negado a usar nicks. No es que así deba ser; ha sido mi opción, y asumo la responsabilidad.
¿Quién es más salvadoreño que quién? ¿Quién visita al Visitador? En este último caso, por ejemplo, si se toma el papel en serio, hay problemas. Digamos lo de la gasolina que es más barata en El Salvador que en Hawai o no sé dónde: se olvida de una relación básica, muy básica, como lo es el precio de la mano de obra y el poder adquisitivo, lo que mi amiga Aniuxa llamaría Paridad Adquisitiva Nosequé. (El economista de la familia era mi papá.) Hay allí un error básico que rompe una aseveración seria y la convierte en un exabrupto ideológico que no demuestra nada. ¿A quién se lo achaco? ¿A un nick?
Y allí es donde un nick puede ser un modo de evadir responsabilidades. Si te equivocas, no pasa nada. Si Tere se equivoca, tiene consecuencias. O yo a la hora de escribir en este blog o en el mío, o de publicar un libro o dar una entrevista.
Mi rollo no es molestar. Me hago estas reflexiones para mí mismo y aún no sé cómo responderlas, y uso este medio para ponerlas sobre el tapete.

El-Visitador dijo...

Quien publica en nombre propio arriesga más que quien usa un nom de plume. El de nombre propio arriesga su trabajo actual y futuros, puesto que sus escritos pueden ser considerados "poco convenientes."

Sin embargo, esto no implica que el trabajo de quienes publican bajo un nick no sea verificable y auditable. Y, generalmente, aquellos a quienes se les compruebe que publican falsedades, perderán audiencia.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

E-V: Ya estamos de acuerdo en al menos en media verdad y medio eufemismo.
Ahora vamos con la otra mitad: Claudia Lars se llamaba Carmen Brannon. Usaba un nom de plume (o de guerre, si lo ves desde cierto ángulo) pero sabías quién era ella. La buscaras con el nombre que la buscaras, la encontrabas: tenía una cara, una dirección, un trabajo identificable y una rutina. (La conocí, por cierto, y no le gustaba que le dijéramos "Doña Claudia", sino "Doña Carmen.) Con Salarrué, la même chose, ya que estamos con el alemán. (O el francés. Soy malo para identificar los idiomas extranjeros.) Y hay muchos en el país que funcionan o han funcionado así.
Quizá el hecho de usar el nombre propio o el nom de plume o el nick (hay muchos que declaran su nombre junto con su nick) dé un poco más de sentido de las proporciones y de responsabilidad cuando se escribe.
El trabajo siempre es verificable y auditable (en ésas estamos, sin ir más lejos), y las cosas siempre se saben; además, con un poco de hacking se podría saber quién eres, o al menos desde dónde escribes hasta un grado de precisión perversa, que no es el caso: sería recurrir a otro tipo de anonimato perjudicial, el de meterme en tu vida sin que sepas que estoy haciéndolo, es decir el espionaje, que sólo me gusta en las novelas de Le Carré.
Un caso de anonimato, "el editor" de El ojo de Adrián. Se sabe que es el poeta René Rodas. Se pone a atacar y ridiculizar a su propio jefe, David Escobar Galindo, lo hace bajo el "nick" de "El Editor" y se niega a identificarse. ¿Por qué? Porque David lo puede correr. Simple. Pero arma alrededor del anonimato un velo de misterio y más bien lo presenta como un "concepto".
Si algún día tengo algo que decir de mi jefe, se lo diré con todas sus letras y en persona, no voy a soltar mis frustraciones (que quizá no tengan que ver con mi jefe) en una revista anónima de internet, revestida de cosa cultural; si voy a publicar algo contra él, lo haré con mi nombre y apellido. Y las consecuencias pueden ser cualquiera: que me corran, que me asciendan, que me ignoren, etc. Que el tipo sepa con quién está hablando, ¿no? Como en un duelo: diez pasos, una bala cada uno y que gane el que pueda. Se trata de una discusión, no de una ejecución desde una moto en marcha.
Esto de escribir no se tiene que ver con prestigio o "audiencia"; eso no es importante. Se trata de decir lo que uno buenamente crea del modo en que buenamente pueda.
Mi blog anónimo pierde audiencia, y mientras tanto ya le arruiné la cena a quien pude. Si ésa es tu intención, bien, que no me parece, o ni siquiera hubiera empezado a conversar contigo.
De lo que hablo es de límites: si no te puedo visitar, Visitador (a ti, no a tu nick), no estás cumpliendo con tu papel. En todo caso hay límites, como en el de Tere, que es de lo que hablábamos al principio: la chava ha hecho una mezcla de lo que puede y de lo que le dijeron, más lo que le permite la línea editorial. Y ella no es responsable de las cosas sensatas o insensatas que haya dicho Arias, o quien sea.
Si quieres luego hablamos del blog escatológico que anda por allí, en el que ponen al presidente en diferentes actitudes y casi siempre lleno de mierda. Qué fijación tan fea del bloguero, o qué poca creatividad en materia de humor.
Me imagino que con ese comentario me arriesgo a que, Photoshop mediante, me pongan allí, ¿no? Y, si declaras tu nombre, a ti también. De eso es de lo que hablo.
El anonimato es sólo un recurso. Las ideas son las ideas más quién las emite. Ellas solitas no tienen sustento.
El anonimato sirve para proteger testigos (ajá), para secuestrar gente y para decir cosas fuertes en ciertas circunstancias, por ejemplo cuando por decirlas pueden llegar a descuattizar a tu familia o a ti mismo. Es un recurso, no algo ideal.
O es un juego, que me parece la idea originaria en estos internets del señor.
Insisto: no hablo de que nadie deba usar nicks que impliquen anonimato; hablo de que la ética implica derechos, responsabilidades y límites. Nada más.
Juegas tú.

soysalvadoreno dijo...

"Las ideas son las ideas más quién las emite. Ellas solitas no tienen sustento."

Que lastima que un intelectual como usted sostenga esas declaraciones.

Recuerdo que cuando Carlos Cañas-Dinarte hizo una critica a su libro publicado mas reciente, su respuesta, entre las aclaraciones de lo que el Sr. Cañas afirmaba y que no era cierto, concluyo asi:

"Ojalá que Carlos madurara. Tiene las herramientas para ser un historiador decente, pero se las gasta en... No sé en qué, la verdad."

En pocas palabras, "Tu opinas mal de mi libro, pero eres un mal historiador". Seguro que si el hace una buena critica, a su opinion, el seria un historiador excelentisimo.

No, Sr. Menjivar, las ideas son ideas, si son ciertas, son ciertas y sin son falsas, lo son, sin importar quien las dijo.

Ya alguien lo escribio asi antes:

"Si algo es verdadero, el declararlo un millón de veces no lo hace más verdadero. Similarmente, si algo es falso, el declararlo un millón de veces no lo hace verdadero. Y el prestigio del defensor de la posición no tiene nada que ver con el hecho que el factor sea verdadero o falso.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

Las ideas son ideas y son responsabilidad de quien las emite, si quieres que refrasee.
No soy un intelectual; hay otras personas en mi familia (como mi hermano Mauricio; trae unos rollos teóricos bien interesantes) que se dedican a eso. Soy un escritor. Si se usa el intelecto para escribir, bien, pero mi objetivo no es establecer teorías o lograr que esas teorías trasciendan a la práctica (mi padre era el especialista en el tema), sino escribir. También soy periodista, y tengo más o menos la misma idea. Lo que sepa de otras áreas será sólo porque es mi obligación saberlo para escribir bien. Definamos: no estudio la historia, sino que cuento historias, de ficción o verdaderas. Nada más. Estoy entrenado para contar cosas.
Lo de Carlos Cañas Dinarte no lo dije porque él estuviera en desacuerdo con mi libro; platico regularmente con gente a la que no le gustó, e igual con gente a la que mis novelas no le gustan o ni siquiera han abierto una. Ningún problema con ellos y, si me conocieras en persona, sabrías que digo la verdad. A unos les agradezco que se hayan tomado el trabajo de leer hasta donde hayan leído; de verdad es espantoso leer cosas malas por pura disciplina. Yo lo evito como a la roña. De los otros tampoco leo sus balances generales ni sus recetas médicas o sus listas del súper.
Dije lo que dije de Carlos (y lo reitero con mi nombre y apellido) porque, siendo historiador, se inventa cosas. En el caso del post que citas, dijo que el "eje central" de mi trabajo era el archivo de mi padre. No hay archivo de mi padre. En serio. Botó todo. Lo que sobrevivió fue por azar, y ya lo leíste. Bastaba con que Carlos me llamara por teléfono para confirmar o no la versión que tenía o que se inventó. Incluso lo vi el día de la presentación y no me preguntó nada. Después se indignó porque le reclamé por correo electrónico; dijo que no estaba para adivinar de dónde salía la información de la gente y que no iba a entrevistar a un muerto. Y, bueno, la información sale de donde sale (libros, artículos, notas, entrevistas), y los muertos entierran a sus muertos.
Si quieres revisar la nota de Carlos, está aquí Allí se inventó también las pláticas entre mi padre y yo. Lo lamento: esas pláticas no existieron. Cuando nos veíamos y hablábamos, era de otras cosas, por el poco tiempo que teníamos para hacerlo.
Hace poco, en una conferencia, Carlos dijo algo aterrador: que el Consejo de Iglesias de Estados Unidos había sido la principal fuente de financiamiento del FMLN. Y eso no es cierto por simple matemática: sólo las FPL gastaba un millón de dólares al mes para mantenerse en funcionamiento dentro del país (la fuente es una declaración de gente del PC a Ellacuría, en el diario en el que trabajé), y no creo que en el mejor año de donativos del Consejo se haya llegado a esa cifra.
¿A qué madurez me refiero? A la de... uh... digamos... aprovechando que es historiador... consultar la información y no dejarse llevar por lo que le dicen o por lo que infiere. Grave, ¿no? También fue de los que "descubrió" que Alfredo Espino era homosexual y que se había suicidado, creo que ahorcado. Cuando los parientes le dijeron que no, que el tipo venía de un burdel con prostitutas mujeres el día en que murió, y que murió de cirrosis, usó una frase clásicamente paranoica (sí, me la dijo a mí): "Claro, no van a reconocerlo, si son su familia." Era cosa de ver el acta de defunción y quizá el examen de la autopsia, no hablar de la calidad de la familia en cuanto a veracidad.
Entonces reitero: "Ojalá que Carlos madurara. Tiene las herramientas para ser un historiador decente, pero se las gasta en... No sé en qué, la verdad."
Dices: "Seguro que si el hace una buena critica, a su opinion, el seria un historiador excelentisimo."
Curiosamente estoy incluido en la tercera edición de su Diccionario de Autoras y Autores (no sé si lo esté en la cuarta; tampoco me quita el sueño). Y, perdón, SoySal, pero no toda la gente funciona como supones que funciona toda la gente. Me parece que Carlos es un historiador talentoso, aún en formación; me parece que se está quemando en tonterías como las que he citado (y en otras) y creo que dedica más tiempo a las relaciones públicas que al trabajo; si sigue así, no llegará muy lejos, y lo lamentaré en serio. No te lo digo a espaldas de Carlos: se lo dije desde hace ya bastante tiempo y se lo he reiterado. Tengo pruebas, nada más que él me pidió que no las difundiera y no lo haré.
Tiene como 35 años; después de los 40 la vida empieza a cambiar (tengo casi 47) y las cosas funcionan de otro modo. Si uno no se prepara antes, se friega. Tiene prisa, y paradójicamente esa prisa lo está retrasando. ¿Que con qué derecho lo digo, o con base en qué? Con ninguno y con nada; sólo te digo mi punto de vista después de siete años de conocer a Carlos en diversas circunstancias. Y lo sostengo con mi nombre y hasta con mi foto. (Ahora estoy un poco más gordo, pero me reconocerías de inmediato.)
Citas: "Y el prestigio del defensor de la posición no tiene nada que ver con el hecho que el factor sea verdadero o falso"
¿Quién habla de prestigio? Hablo de responsabilidades. ¿Crees que el prestigio es importante a la hora de decir cosas sabias o insensateces? Lo importante, me parece, es tener criterios propios, sostenerlos y, si es necesario, cargar con las consecuencias. Al menos las cosas que cito arriba Carlos las ha sostenido con su nombre. No sé otras, pero ésas sí.
Prestigio... Ja. Eso déjaselo a los académicos de la lengua o a los que sufren por salir en los periódicos y la tele a toda costa. Uno sólo hace lo que puede, que siempre es insuficiente.
Fíjate: podríamos tener en algún momento una plática en persona y, por todo el rollo que se genera alrededor de tu nick, quizá no la tengamos. Y es una pena, porque tus cuestionamientos son buenos.
Y regreso a la pregunta original acerca del anonimato: ¿Dónde están los límites?

(Disculpa que usemos tu página para esto, E-V. No tengo problemas con llevar la discusión a otra parte si SoySal también lo desea.)

El-Visitador dijo...

RMO: al contrario, a más diálogo, mejor.

soysalvadoreno dijo...

RMO: Estoy escribiendo un post sobre el asunto, ojala pueda tener sus comentarios. De antemano, gracias.

E-V. Creo que la pregunta mas importante que saco a relucir este post fue: ¿Que es necesario que hagan los periodistas cuando los politicos les mienten descarademente?
La respuesta con la que estoy de acuerdo es, reproduzcan de la manera mas fiel lo dicho por el individuo y luego contrasten la informacion con cifras y hechos.

Saludos

El-Visitador dijo...

RMO,

No juego a nada, me parece. Quisiera pensar que planteo un punto de vista alternativo. De allí viene lo de provocateur.

Confieso, con todo, que no hay nada nuevo bajo el Sol: lo que a mi puede parecer contracorriente, a otro parecerá trillado.

Ciertamente mi ánimo al criticar a un periodista no es el de darle una estocada por lo bajo: si tuviese yo la suerte de que estos obscuros comentarios al menos hiciesen que algotro periodista salvadoreño algún día sortee las trampas del artículo parcial o de la muletilla cansadora, contento estaré.

Pero sé también que es improbable: es dudoso que una persona con el estrés de una hora de cierre se dedique a leer estos recovecos.

Así que, al final, uno debe aceptar que hay un poco de narcicismo en esto de bitacorear, pues, si no se hace para otros, debe quedar claro que se hace para uno mismo.

Gracias por el tiempo que has invertido acá.

Teresa Andrade dijo...

Hola visitador, lastima que no puedo llamarte por tu nombre, pero así lo has decidido tú. Bueno, si no te gustó mi nota pues que chido, pero te digo algo me parece interesante tu blog, pero no tienes ni idea de como se hace una nota periodística. Deberías aprender un poco sobre eso. El periodismo es muy complejo y aunque no lo creas, un verdadero períodista, más bien un periodista profesional sí tiene y debe tener tiempo para leer aunque sea estos recovecos, sino no funciona, y eso a pesar de su rutina periodística. Todos debemos de leer eso que ni que, pero pues la lectura es más una pasión que una obligación. Yo leo todo lo que se me ponga en frente, desde una caja de cereal, el periodico o un buen libro.
Para que me entiendas, las cosas aquí son sencillas: Arias me dio una información, yo la trasmití y fin, el problema al final es de él. Yo informo, nada más y pongo en claro los puntos de vista de ambas partes y eso está en la nota, deberías verificarlo.

Por otro lado, es verdad soy estudiante, de último áño por cierto, pero eso no me da la gracia o el poder de no ser profesional, al contrario. Trabajo en periodismo desde hace tres años de y escribo desde hace ocho años, por lo tanto el ser estudiante no quiere decir que sea menos profesional. Lo que importa es que haga mi trabajo y lo haga bien, si a ti no te gusta estás en tu libertad y gracias por decirmelo, al menos sé que me lees. Las ideas ya están dichas y yo con mi nombre y apellido me responsabilizo de ellas, más no de los gustos partículares de cada quien.

Saludos.

Rafael Menjivar Ochoa dijo...

El-Vis: Ser provocador es más que decir cosas a contracorriente, creo. Con decir lo que uno verdaderamente cree es suficiente. Qué bueno que Tere se animó a decir lo que tiene que decir; es feo no saber lo que dicen de uno, y entre 30 millones de blogs es más difícil.

Tere: Hola. Yo también te leo, cómo no.

El-Visitador dijo...

Muchas gracias a Teresa Andrade por sus comentarios.

Merece el más alto respeto quien está dispuesto a defender sus puntos de vista.