07 febrero 2007

Carretas con motor atómico

HUNNAPÚH escribe hoy sobre los fracasos del grandioso Estado salvadoreño.

Nunca un burócrata sentado en una oficina con aire acondicionado va a tomar mejores decisiones de control y comando que millones de individuos cada uno actuando de acuerdo a sus mejores intereses.

En la países comunistas, siempre los burócratas en lejanas oficinas ordenaron materiales que al llegar a las fábricas resultaron ser inadecuados, insuficientes o excesivos. Y para cuando la info volvía a los ministerios para ser corregido por los burócratas, ya los problemas y el desperdicio eran severo. Ludwig von Mises arguyó en la década de 1920 que precisamente ésa sería la razón por la cual fracasaría el comunismo como sistema económico.

Ahora tenemos al idiótico gobierno de El Salvador mandando inocentes jóvenes a especializarse en altas matemáticas o en robótica. Una vez más, creando recursos que luego no tienen aplicación en nuestra realidad. Cualquier ruso conce el problema. El mismísimo problema del cálculo económico descrito por von Mises.

Por ésto es por lo que hay que reducir el tamaño del Estado salvadoreño. Para que queden pocos burócratas cuyas misiones estén focalizadas como láser en ofrecer una educación de 11 años de altísima calidad a todos los salvadoreños; en salud preventiva; y en Justicia y seguridad para todos.

Cualesquiera otras burrocracias adicionales que se inventen, justificará sus plazas creando Planes Gubernamentales idióticos:

Por ejemplo, malgastando tu IVA mandando jovencitos a estudiar matemática pura.


Obviamente la culpa no la tienen los chiquillos que se fueron becados. Pero imaginate si ésos millones de dólares se hubiesen invertido en escuelas en Pasaquina. O en Corinto.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Preferiria conocer 100 jovenes con educacion integral que 2 super talentos.

Pesima optimizacion de recursos!

caguirre dijo...

Although I normally enjoy reading your blog, I have to disagree with your last entry. You are suggesting El Salvador apply what is referred to in French as “nivellement par le bas” - bringing everyone down to the level of the lowest common denominator. Given that you normally disagree with this very practice I was surprised by your reaction to this government initiative. Maybe if the best and brightest were encouraged in this manner they would stay and make the place better instead of seeking for opportunities in gringolandia…

El-Visitador dijo...

Thanks for your kind remarks.

No abogo por nivelarnos a todos al mínimo común denominador; al contrario, la calidad de los 11 años de educación básica deberían elevarse para todos:

A) Proporcionar a todos los niños la oportunidad de completar secundaria a una distancia razonable de su hogar
B) Proporcionar a los más pobres los medios necesarios para completar la secundaria
C) Elevar los estándares, los cuales son tan bajos, que cuando los más brillantes salvadoreños llegaron a las universidades de fuera, inmediatamente fueron superados por otros (ver: art. citado, LPG)

Y creo que objetivos A,B,C no son alcanzados simplemente por falta de foco: los dineros y talentos gerenciales del Estado se desperdician en programas no-cruciales/no-prioritarios como enviar chicos a estudiar matemática pura.

Imagináte si los talentosos burócratas que concibieron y administran el plan de jóvenes talentos hubiesen focalizado su energía y recursos en educar a los niños de Pasaquina.

Saludos,

UnObservador dijo...

El-Visitador
Esos 3 puntos que mencionas en verdad son cruciales para una nacion como El Salvador son la clave basica para emprender el camino como corresponde.