28 enero 2008

Pan y Circo

QUIENES CONOCEN LA HISTORIA DE ROMA, saben de la auto-infligida humillación y decadencia moral del pueblo que representa dicha expresión, acuñada originalmente por Decimus Iunius Iuvenalis alrededor de 100 d.C. Ahí va el insulto de hoy:






Puede oprimir la imagen para mejor evaluar la patética decadencia de un pueblo que pide circo y de un gobierno que así derrocha el IVA de la verdulera de Usulután y del peón de Arcatao.

2 comentarios:

GioSV dijo...

Circos donde no hay pisto.

Con $20,000 se le pudo haber pagado a dos profesores de inglés todo un año para darle clases a niños de comunidades pobres.

Si no fuera por vos e-v no me diera cuenta de estos "derrochitos".

Ixquic* dijo...

indiscutible derroche