19 marzo 2006

1984

EN LA CRUCIAL OBRA DE GEORGE ORWELL, lo que un buen miembro del Socialismo Inglés (Ingsoc) necesita saber para ser un ciudadano de comportamiento correcto es:

La guerra es la paz.
La libertad es la esclavitud.
La ignorancia es la fuerza.
Desafortunadamente, la distopía de Orwell no ha quedado relegada a la ficción, como sin duda él lo hubiese deseado. Ocurre en la vida real, en 2006:

Un estimado lector indica que mis comentarios sobre la necesidad de que todos los salvadoreños seamos iguales ante la Ley, independientemente de nuestra raza, son racistas.

Veamos: para "no ser racista" hay que reclamar que algunos salvadoreños se "protejan" y se les "reconozca" su aporte étnico, pero solamente si la raza de dichos salvadoreños es Izalco o Cacaopera.

Estimados lectores: Bienvenidos a 1984.

2 comentarios:

Dr. Kabuto dijo...

La igualdad ante la ley no implica que se deba considerar que todos somos de la misma raza o compartimos la misma cultura. La aceptación de los pueblos indigenas, creo, tiene como objetivo la proteccion de su cultura y la promoción de su identidad. Sino, aceptamos esto (incluí a todas las minorias que querrás) seguiremos siendo un pais sin identidad. No se como has llegado a pensar que el animo de reconocer que en el país existen pueblos indigenas, implica que todos los no indigenas (ladinos) y de otras razas foraneas, van a estar en desventaja! Yo creo que el afan es el contrario, sacar de la desventaja en que estan estos pueblos, que poco a poco ven como su identidad es borrada, como si no existiera, como si nunca existieron. Es querer tapar "su" historia, es discriminarlos. Creo que parte de los esfuerzos para eliminar la discriminación es el reconocimiento de la diferencia cultural y la aceptación mutua. Ademas no se puede negar lo que existe... los indigenas no fueron eliminados del mapa salvadoreño por el Gral. Martinez.

El-Visitador dijo...

Gracias por el comentario, dr. kabuto

Si el Estado paga por la promoción de la cultura e identidad de los indígenas salvadoreños, y no paga por la promoción de la cultura e identidad de los judíos salvadoreños... esto es discriminación.

dr. kabuto escribió: "sacar de la desventaja en que estan estos pueblos, que poco a poco ven como su identidad es borrada, como si no existiera, como si nunca existieron."

Yo veo la desventaja en que está la esposa de mi primo, de abuelo italiano, que poco a poco ve como su identidad es borrada, como si no existiera, como si nunca existió. Es querer tapar "su" historia, es discriminarla.

Ademas no se puede negar lo que existe... los hijos de salvadoreños italianos no fueron eliminados del mapa por un ministerio de educación que no enseñó el italiano y la herencia italiana durante los últimos 60 años.


Dejándonos de ironías, el reconocimiento de la diferencia cultural y la aceptación mutua es un tema personal, tuyo y mío. El día que el Estado empieza a promover un grupo de individuos y no a los demás ... es el día que empieza la discriminación.